¿Qué son las peleas de perros y por qué siguen existiendo?

Para ayudarte a entender mejor las peleas de perros y cómo puedes ayudar a las víctimas, hemos recopilado una lista de preguntas frecuentes para que puedas profundizar en ellas., es decir ¿Qué son las peleas de perros, por qué siguen existiendo y cómo se pueden detener?

Lo primero: ¿Qué son las peleas de perros?

Las peleas de perros son un tipo de deporte de sangre en el que se obliga a los perros a luchar entre sí para el entretenimiento y/o el beneficio de los espectadores. En ellas se hacen apuestas por un «ganador».

Aunque peleas de perros están prohibidas por desgracia se siguen realizando en algunos lugares del mundo, entre ellos en España sigue ocurriendo. El principal motivos de que sigan ocurriendo es la laxitud de las penas por realizar este tipo de actos repugnantes.

¿Qué ocurre en una pelea de perros?

Las peleas pueden durar desde unos minutos hasta varias horas, y ambos animales pueden sufrir lesiones graves, como heridas punzantes, laceraciones, pérdida de sangre, lesiones por aplastamiento y huesos rotos. Muchos perros sucumben posteriormente a sus heridas y los que pierden suelen ser desechados, sacrificados o ejecutados brutalmente como parte del «deporte».

¿Qué perros se utilizan en las peleas de perros?

En todo el mundo se utilizan muchas razas diferentes, pero lo más habitual es que sean perros de presa como el American Pit Bull Terrier, Dogos, Bullterriers, etc. Se dice que otras razas y mezclas se utilizan en peleas callejeras o como perros «cebo» utilizados por algunos para entrenar perros de pelea.

Es importante señalar que esto no significa que estos perros no sean buenos perros de familia. Cualquier perro puede comportarse de forma agresiva dependiendo de cómo se haya criado, educado y entrenado.

¿Cómo se crían y entrenan los perros para luchar?

Los perros que se entrenan para luchar se mantienen aislados de otros perros y de la mayoría de las personas. En cambio, pasan su vida con cadenas cortas y pesadas o en un pequeño espacio cerrado, sin conocer el amor ni un hogar seguro. El acondicionamiento de los perros de pelea puede hacer uso de diversas drogas legales e ilegales, incluidos los esteroides anabólicos, para aumentar la masa muscular y fomentar la agresividad. En algunos casos, a los perros de pelea se les cortan las orejas y se les corta la cola cerca del cuerpo, lo que suelen hacer los luchadores con técnicas burdas e inhumanas.

¿Por qué la gente se involucra en las peleas de perros?

Aunque hay muchas razones por las que la gente se siente atraída por las peleas de perros, la principal es la codicia. Las grandes redadas de peleas de perros han dado lugar a incautaciones de más de 500.000€, y no es raro que en una sola pelea cambien de manos entre 20.000 y 30.000 €. Esta cantidad ni siquiera incluye la alimentación de los sementales y la venta de cachorros de una línea de sangre prometedora.

Aunque el dinero suele ser el principal motor, los perreros suelen considerar a sus perros como extensiones de sí mismos: a través de ellos demuestran su dureza y tenacidad. Pero los perros pagan el precio final por ello. Al final, el perro pierde una pelea y el perrero no sólo pierde dinero, sino también su reputación, lo que provoca brutales actos de venganza contra el perro.

Para muchos, el atractivo es simplemente el disfrute sádico de un espectáculo brutal.

¿Qué puedo hacer para ayudar?

  • Edúcate a ti mismo y a los demás. Lee sobre cómo detectar los signos de las peleas de perros, difunde el mensaje en las redes sociales o incluso habla de ello con tus amigos. Mucha gente no sabe que las peleas de perros siguen estando tan extendidas.
    Insta a tus políticos a que luchen contra este tipo de actos criminales.
  • Contribuye con organizaciones que rescaten y rehabiliten perros que han sido maltratados de esta forma.
  • Haz un esfuerzo para no pasar por alto a las antiguas víctimas de las peleas de perros. Las antiguas víctimas de las peleas de perros pueden pasar desapercibidas en los refugios debido a ideas erróneas. Desgraciadamente, estos perros, muchas veces pitbulls, se consideran injustamente «peligrosos o potencialmente peligrosos» basándose únicamente en su raza. Sin embargo, muchos de estos perros no son agresivos en absoluto; lo único que quieren es que alguien les dé el amor que merecen y un hogar propio, algo que nunca han experimentado. Considere la posibilidad de dar a uno de estos perros su primer hogar, o si su casa no es adecuada para un amigo peludo, considere la posibilidad de donar a nuestros esfuerzos por salvar vidas.

Lucha contra las políticas que discriminan a determinadas razas. Los perros listados como razas potencialmente peligrosas se enfrentan a la legislación específica de la raza en muchas comunidades, a pesar de que estas políticas nunca han demostrado ser eficaces para aumentar la seguridad pública. Afortunadamente, la ley PPP está siendo desestimada.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *